Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con la política de privacidad y cookies.

La revolución económica y social de la moda musulmana

06/01/2019 0 Comentario

           

En unos tiempos inciertos tanto en Oriente como en Occidente, parece difícil que se puedan encontrar puntos en de unión en vez de separación. Pero incluso en estos tiempos convulsos, se consiguen crear posibilidades que aúnen tradición, modernidad y el deseo de las personas de expresar sus propias ideas, orígenes y sentimientos. Y probablemente ningún ámbito englobe mejor estas ideas como el de la moda musulmana, que está protagonizando una auténtica revolución a nivel global.

 

            La moda musulmana actual se alza como un método genial para derribar estereotipos, demostrando que la forma en las que muchas musulmanas se visten distan mucho de la idea tradicional que se tiene en occidente de piezas como el burkini, el hijab o el burka.

 

Lejos de esas ideas típicas que cada vez se corresponden menos con la realidad actual, diferentes marcas y diseñadoras de moda tradicional han empezado a conquistar el mercado mundial de la moda creando diseños espectaculares que combinan las necesidades tradicionales de la mujer musulmana con las últimas tendencias del ámbito de la moda mundial.

 

          

            Pero la moda musulmana quiere ir más allá, con la intención de apelar a personas de diferentes religiones sin perder su identidad. Así, en muchos ámbitos se ha rebautizado con el apelativo de moda “modesta”, vendiéndose como prendas elegantes y modernas dirigidas a aquellas modernas que no quieren lucir tan sensuales como la moda occidental actual parece exigir.

 

Este tipo de líneas suelen presentar tejidos lujosos, diseños atrevidos que no dejan de ser recatados y colores con composiciones arriesgadas que seducen a todo tipo de personas, sin reducirse exclusivamente al mundo de la mujer musulmana.

 

            Este camino recién inaugurado ya ha llamado la tención de numerosas marcas y diseñadores, que ven una gran oportunidad de negocio que se puede traducir en millones de euros, dólares y libras de ganancias, procedentes de un mercado prácticamente inexplorado hasta la fecha. Una de las piezas del pastel más suculenta a la que optan las marcas más lujosas del mundo, tales como Chanel, Oscar de la Renta y Dolce & Gabanna, es la que representan las mujeres musulmanas ricas que sienten pasión por la moda de toque occidental.

 

Hasta la fecha, la cantidad de diseños a la que estas mujeres podían optar en Occidente era muy reducida y solo algunas marcas sacaban algunos modelos, como la anteriormente mencionada Dolce & Gabanna, que sacó una línea de velos y craftanes que causó furor entre el público musulmán. Esto ha animado a muchas marcas similares a sacar colecciones, productos y diseños dirigidos de forma casi exclusiva a este público, pero que tienen rasgos que también pueden apelar a mujeres occidentales que desean dar un toque de exótico glamour a su look, multiplicando sus posibilidades de éxito.

 

            Y, en segundo lugar, marcas populares están sacando líneas de ropa islámica o modesta para beneficiarse del cada vez más alto porcentaje de población europea que demanda este tipo de productos. La población femenina musulmana en Europa supone un nicho de mercado que dichas empresas no desean perder y que están decididas a atraer a través de diseños modernos y audaces que se adecúen a sus necesidades religiosas. Por ejemplo, la conocida marca Niké ya ha hecho pública su intención de comercializar a nivel global un hiyab para atletas, una prenda que anteriormente era muy difícil de encontrar salvo en tiendas muy especializadas.

 

Asimismo, tiendas como Zara, Mango o la anteriormente mencionada H&M ya comercializan líneas destinadas a este tipo de público, que vende diseños modestos y modernos a precios populares.

balkissEn 2016 nació Balkiss, la primera tienda online de ropa musulmana y moda modesta en España, en pocos meses, Balkiss enamoró a la comunidad musulmana tanto en España como en el Extranjero.

 

            Las cifras avalan estas decisiones tomadas por los grandes diseñadores de moda y las más destacadas cadenas de ropa de apelar a este nicho de mercado. Por ejemplo, Thomson Reuters, en un informe que se basa en datos del año 2015, se estima que los consumidores musulmanes se gastaron aproximadamente 44.000 millones de euros en productos relacionados con la moda modesta.

 

Y esta cifra va en aumento, pues la misma agencia indica que, frente a los 228.000 millones de euros que se gastaron los consumidores musulmanes, se proyecta que para 2021 esa cifra haya aumentado hasta los 368.000 millones de dólares. Un gasto astronómico del que numerosas marcas de moda quieren participar creando productos dirigidos específicamente a este lucrativo nicho de mercado.

 

            Pero no se trata únicamente de un cambio económico. Estas cifras no hacen más que respaldar el cambio social que están protagonizando las mujeres musulmanas que demandan nuevas y modernas prendas que se adapten a sus necesidades religiosas. Son en su mayoría mujeres musulmanas que ya han nacido y se han criado en Occidente y que quieren adoptar aspectos de la cultura de los países donde han nacido, sin traicionar sus orígenes.

 

Deja un comentario